CARLOS PEREDA

16.06.2012 10:42

LA CRISIS Y LA APATÍA EMPRESARIAL

Una manera de no colaborar frente a la crisis.

 

Es cierto, que en épocas de crisis, la reducción de gastos es a veces necesaria y comprensible. Las empresas deben vigilar y evaluar las diferentes partidas de gastos y agudizar el ingenio para sacar la mayor rentabilidad posible a sus inversiones y gastos. Hasta aquí, totalmente comprensible.

Sin embargo, existen reacciones por parte de de algunas empresas y profesionales que no se llegan a entender. Nada tiene que ver con la parte económica, ni con los gastos.

Se trata de la apatía por hacer, desarrollar o simplemente participar en acciones y eventos que les ayude a mejorar y poder encontrar soluciones para afrontar la crisis. Cosas que no requieren ni dinero ni esfuerzo.

A veces da la sensación de que algunas empresas se cruzan de brazos a ver si alguien soluciona la crisis. Como si no fuera con ellos.

Algunas empresas y profesionales toman una actitud extraña ante esta situación. No hacen nada de nada por mejorar la situación actual. Nada en el más amplio sentido de la palabra. Una apatía total.

¿Y por qué digo esto? Continuamente, no solo desde el Club de Marketing, sino desde muchos organismos, se organizan actividades para crear una mejora continua, tanto para las empresas como para los profesionales. Todo de manera gratuita y con la aportación de grandes expertos en diferentes materias empresariales y sociales. Una constante fuente de conocimientos que aportan mucho a la hora de encontrar soluciones para combatir la crisis.

Algunas personas parecen rechazar tajantemente la participación en foros, conferencias, mesas redondas, encuentros u otro tipo de eventos donde el objetivo es ayudar, en la mayoría de los casos, a encontrar ideas y soluciones a sus problemas o situaciones empresariales.

Animo a todos a abandonar esa apatía por participar en cosas que seguramente le beneficiará, no solo a su empresa, sino a nivel personal. Con la apatía no se combate los malos momentos, todo lo contrario, los empeora.

Carlos Pereda..